Cumplimiento de la medicación

cump

El cumplimiento del tratamiento prescrito es uno de los principales retos a los que nos enfrentamos los profesionales sanitarios, especialmente un psiquiatra. Se estima que aproximadamente solo la mitad de los pacientes con una enfermedad crónica cumplen con el tratamiento prescrito por sus médicos. La falta de cumplimiento provoca lógicas consecuencias.

De media, solo la mitad de las personas con una enfermedad crónica, cumplen con su tratamiento.
 

Consecuencias del mal cumplimiento del tratamiento

A corto plazo va a conducir a una falta de eficacia del tratamiento y a problemas de tolerabilidad.

  1. Tomar inadecuadamente la medicación hace que no funcione correctamente y no se consiga el efecto esperado (falta de eficacia).

  2. La falta de cumplimiento en la pauta prescrita por el médico puede también provocar más efectos adversos (mala tolerancia). Estos problemas de tolerancia se deben a la utilización de dosis más elevadas de las necesarias. ¿Cómo se llega a esta situación si el paciente lo que hace es no tomar la medicación? Si el médico cree que el paciente está tomando bien la medicación y no ve el efecto deseado, va a incrementar la dosis creyendo que el paciente está tomando el tratamiento todos los días. No es lo mismo tomar 100mg cada dos días que 50mg todos los días. Tomar 100mg cada dos días puede hacer que el tratamiento no sea efectivo porque entre toma y toma el tiempo que pasa es mayor que la duración del medicamento. Tomar una pastilla de una dosis mayor, aunque sea cada más tiempo, puede aumentar el riesgo de efectos secundarios. Por tanto, se da la paradoja de sufrir más efectos secundarios aunque el tratamiento se tome menos veces de las prescritas.

  3. A largo plazo, la falta de cumplimiento supone un peor pronóstico, un mayor número de visitas a los médicos, una mayor realización de pruebas diagnósticas y un mayor gasto sanitario (para el sistema y para el paciente).

 

Beneficios de un buen cumplimiento

Por el contrario, un buen cumplimiento se asocia con:

  1. mejores resultados

  2. menos efectos secundarios

  3. duración más corta del tratamiento

  4. menor riesgo de recaídas

  5. mejor pronóstico

  6. mejor calidad de vida con un mejor estado de salud

  7. menor gasto sanitario

La reducción del gasto sanitario se refleja en un menor número de hospitalizaciones, un menor gasto en medicamentos y un menor número de consultas. La idea de un menor gasto en medicamentos podría resultar contradictorio, pero las pastillas que no se toma el paciente, sí las compra. Si no se las ha tomado y no le han hecho efecto, su médico le subirá la dosis o le cambiará el tratamiento por otro (posiblemente más caro y moderno, pero con eficacia menos contrastada). Esto supone, en cualquier caso, una nueva receta y un nuevo gasto farmacéutico.

Tal es el problema que genera la falta de cumplimiento al tratamiento que se considera un problema grave de salud pública. Por tanto, no solo es un reto para los médicos y el resto de personal sanitario, sino que también lo es para los ministerios y consejerías de sanidad.

El cumplimiento del tratamiento en los problemas de salud mental tiene una especial importancia. Algunos de estos problemas o trastornos mentales son: