¿Qué es la neuropsicología clínica?

La neuropsicología clínica es una disciplina incluida en la psicología clínica que se centra en el funcionamiento cerebral. Se ha convertido en una herramienta fundamental para el diagnóstico de múltiples problemas, desde el déficit de atención de los escolares hasta la enfermedad de Alzheimer.

El servicio de neuropsicología clínica de mente A mente ofrece evaluaciones, apoyo y tratamiento a adultos y niños con dificultades cognitivas o de aprendizaje. Evaluamos y tratamos problemas muy diversos: desde los que se inician en la infancia (TDAH o autismo) hasta los que aparecen en ancianos (demencia, Alzheimer o ictus). También evaluamos el daño cognitivo en adultos que han sufrido daño cerebral, ya sea por traumatismos, consumo de sustancias o enfermedades mentales graves.

 

¿Qué miden los test neuropsicológicos?

Los test neuropsicológicos evalúan las fortalezas y debilidades de la persona en lo que se refiere a: atención, memoria, lenguaje, inteligencia, velocidad de procesamiento, función ejecutiva, visión espacial, estado de ánimo, conducta y rasgos de personalidad. Las completas evaluaciones neuropsicológicas que realizamos en mente A mente sirven para apoyar el diagnóstico a cualquier edad de las siguientes enfermedades:

  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)

  • Cociente intelectual

  • Competencia y capacidad

  • Problemas de memoria relacionados con deterioro cognitivo, demencia o enfermedad de Alzheimer

  • Daño cerebral

  • Problemas en el aprendizaje o en la adquisición del lenguaje

  • Dificultades cognitivas debidas a enfermedades médicas, cirugías o radioterapia

  • Dificultades cognitivas asociadas a enfermedad mental (depresión mayor, trastorno bipolar, esquizofrenia) o a consumo de sustancias (alcohol, cannabis, cocaína).

Los test neuropsicológicos evalúan las fortalezas y debilidades en un plano cognitivo.
 

¿Qué aportan los resultados de una evaluación neuropsicológica?

Los resultados de los test neuropsicológicos pueden ayudarnos a los profesionales a entender la situación del paciente de distintas maneras:

  • Una evaluación neuropsicológica aporta información objetiva acerca del rendimiento cognitivo de una persona, ya que los resultados obtenidos se comparan con los de otras personas. Por ejemplo, nos permite medir si el rendimiento intelectual de una persona es normal, mayor de lo normal (altas capacidades) o menor de lo normal (discapacidad intelectual). También nos da información de cuánto mejor o peor de lo normal es con una cifra.

  • Una evaluación neuropsicológica nos puede permitir diferenciar entre dos enfermedades y ser más precisos en el diagnóstico. Por ejemplo, en una persona con depresión y déficit de atención, nos puede ayudar a discriminar si los problemas de atención son secundarios a la depresión o si pudieran ser debidos a un TDAH comórbido con la depresión.

  • La evaluación neuropsicológica se puede realizar para planificar tratamientos individualizados considerando las fortalezas y debilidades cognitivas del paciente. Por ejemplo, puede ayudar a dirigir una rehabilitación cognitiva en una persona que ha sufrido un ictus en función de las áreas del funcionamiento cerebral que se hayan visto más afectadas.

  • Durante la evaluación, la neuropsicóloga puede percatarse de que el paciente tiene mucha ansiedad durante la ejecución de las pruebas y recomendar un tratamiento psicoterapéutico. Igualmente, podría detectar mucha impulsividad y solicitar una evaluación por un psiquiatra.

  • Nuestros informes neuropsicológicos, al estar realizados por una neuropsicóloga clínica, tienen plena validez para solicitar ayudas sociales (discapacidad, ley de dependencia, etc…).

 

¿Cómo es una evaluación neuropsicológica?

Una evaluación neuropsicológica consta de una entrevista individual con el neuropsicólogo, seguida de la realización de una batería de pruebas neuropsicológicas escritas. En el caso de menores de edad, la primera entrevista suele ser con los padres del niño. La evaluación completa suele durar de tres a seis horas e incluye: medición del funcionamiento cerebral, valoración del estado de ánimo, del nivel atencional, de la conducta y de la ansiedad. Algunas preguntas van a resultar más fáciles y otras más complicadas, aunque la mayoría de las personas lo consideran un reto interesante. Se recomienda dormir suficiente la noche anterior y hacer una comida ligera antes. Si tomas alguna medicación, coméntaselo al neuropsicólogo para que valore si pudiera influir en los resultados de las pruebas.

Tras la evaluación, nuestra neuropsicóloga clínica entregará al paciente un completo informe que incluirá los resultados de las pruebas, su interpretación, una conclusión diagnóstica y unas recomendaciones detalladas y personalizadas. Dicho informe podrá ser entregado al psiquiatra o neurólogo que recomendó la realización de la evaluación.

 

¿Qué se evalúa?

 

En una evaluación neuropsicológica estándar se valoran las siguientes áreas:

La capacidad visuoespacial forma parta de una valoración neuropsicológica.
  • inteligencia

  • atención y concentración

  • lenguaje

  • aprendizaje y memoria

  • habilidades visuoespaciales

  • función ejecutiva (resolución de problemas, secuenciación, razonamiento)

  • estado de ánimo y personalidad

  • valoración del deterioro cognitivo y la demencia

  • evaluación del nivel de desarrollo (en población infantil)

  • evaluación habilidades académicas básicas (lectura, escritura, cálculo y aritmética)

  • exploración psicopatológica

 
 

Nuestra neuropsicóloga

 

La Dra. Silvia Cámara Barrio es licenciada en psicología y tiene el título de psicóloga especialista en psicología clínica. Se doctoró cum laude en el campo de la neuropsicología. Reside en Madrid, donde desarrolla su labor profesional principal en el Hospital Niño Jesús y colabora en mente A mente.

Ver CV completo de Silvia Cámara Barrio.