El pronóstico de la depresión depende de diversos factores. Aunque, por regla general, la depresión tiende a la recurrencia, no todas las depresiones son iguales y cada una evoluciona de distinta manera. Al decir que tiende a la recurrencia, queremos decir que la presencia de un episodio depresivo predispone a nuevos episodios en el futuro.

 

Factores de buen pronóstico de un episodio depresivo

  • Rápido inicio del tratamiento

  • Buena y rápida respuesta al tratamiento

  • Haber completado el tratamiento según la indicación del profesional, ya haya sido farmacológico o psicoterapéutico

  • Ausencia de antecedentes familiares de depresión

  • Ausencia de episodios depresivos previos

  • Desaparición de todos los síntomas

  • Mejoría del precipitante (si lo hubo)

  • Ausencia de otras enfermedades físicas o psiquiátricas

  • Ausencia de problemas con el consumo de alcohol u otras drogas

 

Factores de mal pronóstico de un episodio depresivo

  • Inicio demorado del tratamiento

  • Mala respuesta al tratamiento

  • Persistencia de síntomas tras el tratamiento

  • Interrupción prematura del tratamiento

  • Persistencia en el consumo de alcohol o de otras drogas

  • Presencia de otras enfermedades físicas o mentales

  • Persistencia del problema familiar o social que precipitó el episodio

  • Antecedentes de múltiples episodios depresivos previos

  • Antecedentes familiares de depresión

 

La presencia de factores de mal pronóstico nos debe mantener alerta y ayudarnos a concienciarnos de lo importante que es hacer un tratamiento con un buen profesional para evitar que la enfermedad progrese. Puede ser peor una depresión con factores de buen pronóstico en una persona que no hace correctamente el tratamiento que una depresión con factores de mal pronóstico en una persona que sigue las indicaciones, toma conciencia del problema y se hace responsable de él desde el primer momento.