La entrevista clínica

El diagnóstico de la depresión es exclusivamente clínico, mediante una entrevista (terapeuta-paciente). No existen pruebas complementarias, como analíticas o pruebas de imagen (escáner o resonancia), que puedan confirmar el diagnóstico de una depresión. Tampoco existen pruebas genéticas que confirmen el diagnóstico de la depresión. 

En definitiva, la única forma de realizar el diagnóstico de depresión es mediante una entrevista clínica en la que el facultativo, preferiblemente un médico especialista en psiquiatría, realiza una serie de preguntas y de observaciones en el paciente que, tomadas en conjunto y considerando sus antecedentes personales y familiares, le lleven a un diagnóstico.

La duración óptima de una entrevista clínica es de una hora, aunque en algunos casos son necesarias dos entrevistas para recopilar más información o ver los resultados de pruebas diagnósticas complementarias que puedan descartar otras enfermedades que enmascaran o se asemejan a una depresión. Habitualmente, se suele solicitar una analítica completa para descartar hipotiroidismo, anemia, alteraciones hidroelectrolíticas y otras enfermedades, según los síntomas del paciente.

La entrevista clínica es la principal herramienta para hacer el diagnóstico de depresión.

 

Duración de los síntomas

La duración de los síntomas es un factor importante. Se ha consensuado una duración mínima de dos semanas para establecer el diagnóstico de depresión mayor. Esto es debido a que una duración inferior de síntomas depresivos puede ser una respuesta esperable ante un disgusto, una pérdida o un problema importante de la vida cotidiana.

 

Tests para la depresión

En algunos casos, el facultativo puede apoyarse en la realización de unas pruebas psicométricas en forma de tests que pueden apoyar la presunción diagnóstica y valorar la gravedad. Estas pruebas a modo de test jamás deberán sustituir la entrevista clínica; sin embargo, pueden ser útiles para valorar la evolución de un paciente deprimido y evaluar la respuesta a un tratamiento determinado. Algunas de estas escalas de valoración de gravedad son: el inventario de depresión de Beck (BDI), la escala de Hamilton para la depresión (HAM-D) y la escala Montgomery-Asberg para la depresión (MADRS).

➥ Seguir leyendo Tratamiento de la depresión