¿Se puede ser bipolar y tener TDAH a la vez?

Si ya es controvertido, incluso para algunos profesionales, el diagnóstico de TDAH, entiendo que lo sea más la comorbilidad entre TDAH y trastorno bipolar. Sin embargo, los que nos dedicamos a la práctica clínica sabemos que todo es posible y que la realidad de los casos con los que nos encontramos día a día supera la simplicidad de los manuales diagnósticos. El verdadero reto es diagnosticar las dos enfermedades y tratar las dos, ya que corremos el riesgo de solo diagnosticar una, dejar el tratamiento a medias y no ayudar debidamente al paciente.

El TDAH y el Trastorno bipolar pueden darse a la vez en un misma persona y también puede resultar complicado el diagnóstico diferencial entre ambos trastornos.
 

Síntomas comunes entre el TDAH y el Trastorno bipolar

Aunque TDAH y Trastorno bipolar parezcan dos entidades bien distintas, lo cierto es que los síntomas cardinales del TDAH pueden aparecer a lo largo de la evolución del Trastorno bipolar.

 

¿Cuáles son los síntomas comunes entre el TDAH y el Trastorno bipolar?

A continuación enumeramos los principales síntomas que son comunes al TDAH y al Trastorno bipolar. Entre paréntesis mencionaremos a qué fase del Trastorno bipolar corresponde cada síntoma: eutimia, manía o depresión.

  • hiperactividad (manía)

  • inatención (manía o depresión)

  • distraibilidad (manía o depresión)

  • accidentes de tráfico o deportes de riesgo (manía)

  • impulsividad (manía)

  • baja autoestima (eutimia o depresión)

  • frustraciones (en las tres fases)

  • irritabilidad (manía o, en algunos casos, depresión)

  • agresividad (manía)

  • disregulación emocional (en las tres fases es posible)

  • depresión (el TDAH puede relacionarse con la depresión también)

  • ansiedad (TDAH y Trastorno bipolar pueden relacionarse con la ansiedad)

 

¿Cuál es la principal diferencia del TDAH con el Trastorno bipolar?

La principal diferencia entre ambas enfermedades es el curso evolutivo de las mismas. Hablamos de curso evolutivo o historia natural de una enfermedad para referirnos a cómo evoluciona a lo largo del tiempo. Así, tenemos enfermedades de curso crónico o agudo, que cursan por episodios o de forma continua, que tienden o no las recurrencias, etc. En el caso que nos ocupa, ambas enfermedades son crónicas, se expresan potencialmente a lo largo de la vida y tienen su comienzo en la infancia (TDAH) o edad adulta precoz (Trastorno bipolar). En este sentido, la principal diferencia la encontramos en que el Trastorno bipolar cursa por episodios y el TDAH se manifiesta de forma persistente a lo largo del tiempo desde la infancia. En más de la mitad de los casos, el TDAH perdura en la edad adulta.

 

¿Cómo de frecuente es tener TDAH y Trastorno bipolar a la vez?

Desde el punto de vista epidemiológico hay diversidad de resultados en los estudios presentados hasta la fecha. En general, se puede concluir que la prevalencia del trastorno bipolar en las personas con TDAH ya diagnosticado es superior al de la población general, algunos estudios sugieren que el riesgo se multiplica por 10 en el caso de niños y adolescentes. En el caso de personas en edad adulta, entre un 10 y 20 % de personas diagnosticadas de TDAH tienen también Trastorno bipolar, y viceversa, es decir, el mismo porcentaje de personas con trastorno bipolar tienen TDAH.

 

¿Cuál es el motivo de que sea tan común tener TDAH y Trastorno bipolar a la vez?

Desde el punto de vista genético, se ha llegado a sugerir que las dos enfermedades podrían transmitirse juntas, además de tener una heredabilidad interrelacionada. Estas similitudes genéticas y en la heredabilidad, junto con las similitudes clínicas, se acompañan de una similitud neurobiológica. Se han encontrado que las áreas cerebrales afectadas en los dos trastornos son muy similares: corteza prefrontal y cíngulo anterior.

La hipótesis que se maneja en la actualidad para explicar la elevada tasa de comorbilidad entre ambas enfermedades es precisamente la similitud de los factores etiológicos compartidos, especialmente los factores genéticos.

 

¿Cuál es el pronóstico de una persona que tiene TDAH y Trastorno bipolar?

El pronóstico de las personas que tienen un Trastorno bipolar y un TDAH a la vez es, en principio, peor que si tuvieran solo una de las dos enfermedades. Las consecuencias negativas de sufrir ambas enfermedades son:

  • un inicio más precoz del Trastorno bipolar.

  • un mayor número de descompensaciones (episodios afectivos) del trastorno bipolar.

  • un mayor riesgo de suicidio.

  • un mayor riesgo de presentar otro trastorno psiquiátrico (especialmente consumo de alcohol o drogas).

  • una mayor repercusión sociolaboral.

  • una peor respuesta a los fármacos estabilizadores del estado de ánimo.

Por el contrario, unos de los principales factores para que la evolución sea positiva es el diagnóstico correcto. Por tanto, el haber sido correctamente diagnosticado y, por tanto, correctamente tratado, disminuye el riesgo de todo lo enumerado anteriormente.

 

¿Cuál es el tratamiento de una persona con TDAH y Trastorno bipolar?

En cuanto al tratamiento de las personas con trastorno bipolar y TDAH cómorbido, tenemos que explicar, en primer lugar, que en psiquiatría hay una jerarquía diagnóstica. Según esta jerarquía, el trastorno bipolar es una enfermedad potencialmente más grave y debe ser la que primero se afronte, especialmente en lo que respecta al tratamiento farmacológico. Por lo tanto, el primer paso es estabilizar el Trastorno bipolar. Una vez estabilizado se puede plantear un tratamiento específico farmacológico para el TDAH. En cualquier caso, se trata de una maniobra que requiere mucha experiencia y recomendamos que sea realizada por un médico especialista en psiquiatría expertos.


Otros posts sobre el TDAH: