Enfermedades mentales que se asocian al TOC:

Muy pocas personas con TOC consultan con un especialista en salud mental. Resulta más frecuente que cuando toman la iniciativa de acudir a un profesional lo hacen por la presencia de otro tipo de malestar psicológico que, normalmente, es consecuencia de no haber tratado previamente el TOC.

La mayoría de personas con TOC acuden a un especialista consultando por otro problema distinto. Esto es debido a lo cotidiano que les resultan sus síntomas.

La prevalencia de comorbilidad con el TOC es muy elevada. La comorbilidad es la coexistencia de dos o más trastornos mentales en una misma persona, generalmente relacionadas entre sí. Los estudios epidemiológicos estiman que un 75 % de las personas con TOC va a tener un trastorno de ansiedad a lo largo de su vida; un 40-65 % tendrán un Trastorno depresivo mayor; un 30 % tics; y un 14 % puede terminar consumiendo alcohol de forma abusiva.

Enfermedades mentales que se confunden con el TOC

Trastorno de ansiedad generalizada

Suele haber, igualmente, pensamientos recurrentes y conductas de evitación –pero las preocupaciones son sobre cuestiones de la vida real–, mientras que las obsesiones del TOC no son preocupaciones de la vida real y pueden incluir un contenido extraño, irracional o mágico.

Trastorno depresivo mayor

La depresión suele producir preocupación excesiva en quien la sufre. Las preocupaciones y rumiaciones pesimistas de la depresión son sobre problemas reales y están relacionadas con el bajo estado de ánimo. Sin embargo, en el TOC las preocupaciones se experimentan como intrusivas y están vinculadas a compulsiones.

Tricotilomanía (trastorno de arrancarse el pelo)

No hay obsesiones y la única compulsión que hay es la de tirarse del cabello.

Tics

Un tic es un movimiento repentino, rápido y repetido de forma no rítmica, y que puede confundirse con una compulsión. Generalmente, los tics son movimientos simples y no tan complejos como las compulsiones. Sin embargo, la principal diferencia entre ambos es que los tics son involuntarios y las compulsiones son voluntarias.

Hipocondría

La única obsesión presente es la de enfermar; y las compulsiones, si las hay, giran en torno a evitar esa posibilidad.

Trastorno dismórfico corporal o dismorfofobia

En este, caso las preocupaciones y los comportamientos repetitivos excesivos se centran exclusivamente en la apariencia.

Otros comportamientos compulsivos

Hablamos también de conductas compulsivas en aquellos casos en los que se realizan con el fin de calmar un malestar o una angustia. Tal es el caso de las adicciones comportamentales o a sustancias. Estas conductas son inicialmente gratificantes –a diferencias de las compulsiones del TOC, que nunca lo son-; sin embargo, con el tiempo, pueden perder esa capacidad de gratificación y ejecutarse para aliviar un síndrome de abstinencia. Algunos ejemplos serían: el juego compulsivo (ludopatía o juego patológico), el sexo compulsivo (en la adicción al sexo o en las parafilias) y las adicciones en general.

➥ Seguir leyendo Tratamiento del TOC