En el caso del insomnio agudo, el precipitante suele ser un acontecimiento vital estresante y se resuelve en días o semanas, cuando la persona se haya adaptado al cambio que haya supuesto dicho acontecimiento. Por lo tanto, la mayoría de estos episodios agudos de insomnio no requieren tratamiento. Veamos dos ejemplos bien distintos para ver sus respectivos abordajes. Una primera situación puede ser muy traumática, inesperada y brusca como el fallecimiento de un ser querido, en la que se puede prescribir  un hipnótico durante un tiempo breve de 2-4 semanas. Mientras que, una segunda situación, sería ante un estresor leve, como un universitario que está en pleno final de curso, no lleva bien preparadas las asignaturas y no puede dormir bien por las noches. El universitario no requerirá un tratamiento farmacológico y su insomnio se resolverá en pocos días (posiblemente cuando termine los exámenes). Posiblemente le vendrá bien no tomar demasiada cafeína y evitar estudiar de noche.

La mayoría de los episodios de insomnio agudo no requieren tratamiento.

Las personas que tienen insomnio agudo con frecuencia ante múltiples situaciones estresantes de la vida cotidiana, deberían conocer las recomendaciones sobre la higiene del sueño y las estrategias psicológicas y de meditación que brevemente veremos a continuación. Hay grupos de personas que, por sus características psicológicas, son más propensas a sufrir este tipo de episodios cortos de insomnio. Por lo tanto, es preferible que estas personas aprendan a prevenir estos episodios de insomnio con una buena higiene del sueño, así como aplicando técnicas psicológicas que pueden aprender con un profesional. De esta manera, evitarían la prescripción de recurrentes de fármacos hipnóticos por sus médicos de familia. 

Los medicamentos empleados para tratar el insomnio agudo son los mismos que se emplean para tratar el insomnio crónico.

➥ Seguir leyendo Tratamiento psicológico del insomnio