Qué es la parálisis del sueño

parálisis-del-sueño

¿Alguna vez has tenido la sensación de que no podías mover tu cuerpo ni abrir completamente los ojos al despertarte de una breve siesta? Esta incómoda, pero habitualmente inofensiva, situación se conoce con el nombre de parálisis del sueño. Ocurre habitualmente al inicio del sueño y se produce como consecuencia de un fallo en la transición de la vigilia al sueño, o viceversa, del sueño a la vigilia. Movimientos simples, como abrir los ojos o incorporarse, quedan bloqueados; mientras que, la persona se encuentra consciente. Para entenderlo mejor: es como si la mente se hubiera despertado, pero el cuerpo no. 

Esta sensación es muy frecuente y más de la mitad de las personas la tendrán al menos una vez a lo largo de sus vidas. Puede precipitarse por la privación de sueño (llevar muchas horas despierto), en las personas que trabajan a turnos, en las que cambian sus hábitos de sueño o en las que vienen de un vuelo transoceánico (jet-lag). En algunos casos, también puede relacionarse con el estrés o la ansiedad. Es frecuente que ocurra durante pequeñas siestas a lo largo del día, donde el sueño es más ligera y hay más despertares.

La mayoría de las personas que sufran un episodio de parálisis del sueño, lo harán de forma aislada y es posible que no se repita a lo largo de sus vidas. Mucho menos frecuente es que forme parte de un síndrome clínico, conocido con narcolepsia. La narcolepsia se caracteriza por los ataques de sueño incontrolables, que llevan a la persona a caer en un sueño profundo en escasos instantes. Incluso, puede llegar a provocar una pérdida brusca del tono muscular (cataplejía), con consecuencias potencialmente graves por caídas, golpes y accidentes. Afortunadamente, la narcolepsia es una condición muy poco frecuente y no debería preocupar a alguien que solo ha sufrido episodios de parálisis del sueño.

La parálisis del sueño no asociada a otras enfermedades suele ser más frecuentes al despertarse (parálisis del sueño hipnopómpica), que al quedarse dormido (parálisis del sueño hipnagógica). En algunos casos, la parálisis del sueño puede ir asociada a alucinaciones visuales, que también están relacionadas con un fallo en el paso de la vigilia al sueño (alucinaciones hipnagógicas), o viceversa, del sueño a la vigilia (alucinaciones hipnopómpicas). Estas alucinaciones suelen aumentar más aún, si cabe, la angustia generada por la sensación de parálisis muscular, pero no hay que asustarse porque no pasa nada. Casi todas las personas con las que he hablado han experimentado esta sensación alguna vez en su vida, incluido yo mismo.