El aceite de oliva virgen extra y la dieta mediterránea podrían prevenir la enfermedad de Alzheimer

dieta mediterranea

La enfermedad de Alzheimer es el tipo de demencia más frecuente y está previsto que para el año 2050 el número de personas afectadas se triplique. Puesto que no existe hasta la fecha tratamiento, se están investigando cuáles serían las maneras más efectivas de prevenirlo. Resultaría muy curioso conocer que uno de los factores protectores más importantes -y posible tratamiento- lo guardamos en un armario de nuestra la cocina. El consumo en abundancia de aceite de oliva virgen extra, como parte de una dieta mediterránea, puede proteger del desarrollo de la demencia tipo Alzheimer. 

La dieta mediterránea no consiste en pensar que, como vivimos en un país mediterráneo, ya la consumimos. La verdadera dieta mediterránea consiste en ingerir fundamentalmente vegetales de hoja verde, cereales integrales (no procesados ni refinados), legumbres, frutos secos, bayas, pescado, vino (con mucha moderación) y aceite de oliva virgen extra en cantidad abundante (es decir, empleándolo como único aceite en la cocina). Como sabemos, las carnes rojas, la harina refinada, el alcohol, los refrescos, la repostería y otros tipos de grasas, no forman parte de la dieta mediterránea. Además, la dieta mediterránea debe consumirse a diario.

La dieta mediterránea ha demostrado que tiene propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que mejoran la salud cardiovascular y previenen el cáncer. Pero, esto no es todo. Varios estudios preclínicos y epidemiológicos muy recientes están concluyendo que la dieta mediterránea reduce la atrofia cerebral relacionada con la edad, mejora el estado cognitivo, enlentece el deterioro cognitivo y, posiblemente, reduce el riesgo de demencia.

Inicialmente se creyó que las propiedas antiinflamatorias y antioxidantes de la dieta mediterránea eran las responsables de reducir el riesgo de deterioro cognitivo y demencia. Sin embargo, recientemente se ha descubierto que, además, los compuestos fenólicos presentes en el aceite de oliva virgen extra (elemento fundamental de la dieta mediterránea) pueden frenar las reacciones metabólicas que llevan a la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

El aceite de oliva está compuesto en un 98 % por acilgliceroles (ácidos grasos insaturados), que contienen las conocidas propiedades antioxidantes y antiinflamatorias que son beneficiosas para la salud global de nuestro cerebro. El otro 2 % son fenoles, como la oleuropeína (OLE) y el oleocantal (OLC), los cuales se ha conocido recientemente que son capaces de actuar directamente sobre la fisiopatología de la enfermedad de Alzheimer. Para que nos resulte más fácil de identificar estos dos fenoles: el OLC es el responsable del sabor ligeramente picante del aceite de oliva virgen extra, mientras que el OLE es el responsable del sabor amargo.

Veamos a continuación cómo actúan estas dos sustancias sobre la fisiopatología de la enfermedad de alzheimer:

 
 
 
aceite oliva virgen extra

La sustancia que da el sabor amargo al aceite, la oleuropeína (OLE), reduce la formación de placas de beta-amiloide en número, tamaño y densidad, aumenta la autofagia para mejorar la limpieza de los depósitos de beta-amiloide, estimula la neurogénesis en el hipocampo y previene la agregación de proteína tau. Por tanto, el fenol OLE no solo previene el depósito de beta-amiloide, sino que también podría revertir su acumulación.

El oleocantal (OLC), que proporciona un gusto ligeramente picante, reduce la agregación de monómeros de beta-amiloide y tau en oligómeros tóxicos, incrementa las enzimas que degradan el beta-amiloide (como neprilisina), incremento de la actividad del transportador de beta-amiloide de la barrera hematoencefálica (lo que aumento la eliminación de beta-amiloide del cerebro).

En resumen, mientras que ya sabíamos que el la dieta mediterránea podía indirectamente mejorar el envejecimiento del cerebro y prevenir la enfermedad de Alzheimer, recientemente se ha descubierto que la dieta mediterránea y los fenoles presentes en el aceite de oliva virgen extra pueden afectar al desarrollo y a la evolución de la enfermedad de Alzheimer actuando directamente sobre su fisiopatología.

¡No olvides incluir el aceite de oliva virgen extra en tu dieta mediterránea!