Psicoterapia asistida por MDMA para el tratamiento del trastorno de estrés postraumático

psicoterapia-asistida-por-MDMA-para-el-tratamiento-del-TEPT

Psiquiatras y psicoterapeutas en Estados Unidos durante el periodo 1970 a 1985 y en Suiza entre 1988 y 1993 emplearon MDMA legalmente para potenciar el efecto de la psicoterapia. En los últimos años se ha visto que la suplementación de la psicoterapia como MDMA puede ser eficaz en el tratamiento de los trastornos relacionados con traumas y factores estresantes.

En estos momentos se está desarrollando un ensayo clínico en fase III, en el que ya en fase II la administración controlada de MDMA ha demostrado ser segura y eficaz en la reducción de los síntomas de trastorno de estrés postraumático como coadyuvante a un tratamiento psicoterapéutico (Oehen, 2013). Se administró el MDMA en 2-3 sesiones de psicoterapia, entre las que tuvieron otras sesiones sin administración del MDMA. Se obtuvieron mejorías significativas medidas por escalas de gravedad del trastorno de estrés postraumático (TEPT) en los pacientes sometidos a las sesiones realzadas con MDMA, frente a las sesiones convencionales de psicoterapia. Esta mejoría se mantuvo durante por lo menos un año de seguimiento.

 

Mecanismo de acción del MDMA como coadyucante a la psicoterapia en el trastorno de estrés postraumático

El MDMA favorece la liberación de monoaminas (serotonina, dopamina, noradrenalina), hormonas (cortisol y oxitocina) y otras moléculas (BDNF) para modular circuitos de memoria emocional. El MDMA puede favorecer el reprocesamiento de recuerdos traumáticos y favorecer la participación emocional en el proceso terapéutico. El mecanismo por el que consigue este efecto es mediante la reducción de la activación de las regiones cerebrales implicadas en la expresión de miedo y ansiedad (amígdala e ínsula) y mediante el aumento de conexiones cerebrales entre la amígdala y el hipocampo.

Cuando un recuerdo se trae a la conciencia, se puede modificar y reconsolidar influenciado por la experiencia presente. El MDMA puede desestabilizar un recuerdo, lo que favorece su modificación. La administración de MDMA estimula la secreción de hormonas y la activación de neurotransmisores del placer durante el proceso de recuerdo del suceso traumático en la sesión de psicoterapia. El efecto empatógeno y entactógeno del MDMA crea un ambiente seguro para la reconsolidación del recuerdo.

 

Consideraciones

Estos hallazgos son aún preliminares y está el ensayo clínico todavía en la tercera de las cuatro fases necesarias para comercializar un fármaco. Sin duda, se trata de administraciones muy controladas, muy medidas y absolutamente puntuales. Esto no significa que el uso indiscriminado del MDMA pueda o vaya a mejorar los síntomas en las personas con estrés postraumático. No debemos olvidar que los estudios realizados hasta la fecha, utilizan el MDMA durante sesiones de psicoterapia realizadas por profesionales expertos en el tratamiento con Trastorno de estrés postraumático.